Haga clic para más productos.
No se encontraron productos.

Nuestra tienda usa cookies para mejorar la experiencia de usuario y le recomendamos aceptar su uso para aprovechar plenamente la navegación.

close

Qué comer durante una ola de calor

Publicado en08/08/2016
Qué comer durante una ola de calor

El calor en verano nos condiciona los hábitos y costumbres, y por supuesto que también nos condiciona la alimentación. Lo primero es beber: la hidratación en esta época del año es fundamental y no puedes dejar de beber un mínimo de 2 litros de agua cada día. Y reparte las comidas, si es posible en las famosas cinco diarias, especialmente recomendadas para los días de mucho calor. Ensaladas frescas, frutas, cremas con verduras de temporada son especialmente recomendables. Y evita las actividades físicas que te provoquen una sudoración excesiva para evitar la pérdida de agua.

Alimentos recomendados

A la hora de comer cuando el termómetro llega a los 40º pueden apetecer alimentos frescos como el gazpacho, salmorejo o ensaladas regadas con aceite de oliva virgen extra. La fruta fresca y los helados también son apetecibles, sobre todo las que contienen mucho agua, que contribuirán a tu hidratación. Es importante tener en cuenta que el cuerpo necesita agua antes incluso de tener las sensación de sed, y en ese sentido los helados, sorbetes, batidos y zumos fríos de verduras y frutas son otra opción para que la pérdida de líquido no haga que aparezca el decaimiento. Los zumos de frutas son una importante fuente de nutrientes importantes, como minerales, vitaminas y otros compuestos antioxidantes.

Para evitar sustos con el calor como desvanecimientos e insolaciones, pero hay que tener en cuenta que, además de agua, son buenas las bebidas sin alcohol, ni azúcares añadidos ni gas. En cualquier caso es conveniente beber un vaso de agua siempre antes de cualquier otro líquido y también uno con cada comida y entre cada plato. Los profesionales recomiendan tomar entre uno y dos litros de líquido al día de forma continuada sin esperar a que se active el mecanismo de la sed.

Respecto a la estrella de las cartas en verano, los helados, los mejores en el sentido nutricional son los que están hechos a base de hielo como los granizados y sorbetes. A estos se añaden los hipocalóricos o bajos en grasas, que son menos energéticos y aportan frescor y nutrientes al organismo.

Para evitar el descenso en el consumo de legumbres como garbanzos o lentejas, prueba a tomarlos en sopas ligeras, cremas frías o templadas y ensaladas. Incluye vegetales en tus platos para dar colorido a almuerzos y cenas. Las ensaladas de quinoa con tofu y verduras o el seitán con pimientos asado y rúcula son opciones que aportan originalidad y frescor a tu menú. da a la mesa un toque diferente y ligero muy apropiado cuando el termómetro sube incluso en la sombra.

Y por último evita las salsas caseras como la mayonesa, quizás en esta época lo recomendable sea recurrir a las comerciales por seguridad alimentaria.

Esperamos que estos consejos te hayan servido para pasar esta ola de calor de la mejor forma, desde el punto de vista alimenticio claro está. Existen muchos más consejos y pautas para tener en cuenta en casa y fuera de ella para evitar un golpe de calor, sobre todo con las personas mayores. Y como siempre te decimos, si necesitas comer rico y sano sin tener que cocinar, recurre a nuestra galería de platos preparados y escoge el menú que más se ajuste a tus gustos. ¡Buen verano!

Dejar un comentario
Deja su comentario
Por favor login para publicar un comentario.

Ajustes

Menú