Haga clic para más productos.
No se encontraron productos.

Nuestra tienda usa cookies para mejorar la experiencia de usuario y le recomendamos aceptar su uso para aprovechar plenamente la navegación.

close

Cocina para solteros exigentes

Publicado en10/11/2018
Cocina para solteros exigentes

Uno de los grandes problemas de vivir solo es el de la alimentación. Tanto para hacer la compra como para cocinar, parece que todo el mundo piensa en familias de cuatro personas, por lo que al final una persona sola acaba malgastando mucho tiempo y dinero en intentar llevar una dieta sana y equilibrada.

La planificación

Puede parecer algo tonto, pero ¿no os habéis fijado en que todas las recetas tanto en libros como en internet están hechas para 4 personas? Y ya no se trata de dividir los pesos entre 4 y ya está, es que “una pizca de romero” o  “un cuarto de jengibre pequeño” no son medidas fáciles de extrapolar. De todas formas, seleccionando recetas que si que puedes adaptar, acabas pasando un tiempo considerable haciendo tu menú semanal con los ingredientes que necesitas cada día, si es que eres lo suficientemente planificador como para hacer la lista.

Además, ¿quién tiene un repertorio de cocina tan grande como para que le salga bien desde una fideuá a unas pechugas rellenas? Al final, acabamos recurriendo a esas recetas que nos sabemos al dedillo y que hacemos muy bien sin tener que esforzarnos en seguir una receta compleja, por lo que acabamos renunciando a la variedad y el equilibrio en la dieta.

Haciendo la compra

cola en el supermercado

Sal de trabajar, ve al super, decide qué comer (o sigue tu lista a la que le has dedicado un buen tiempo antes), coge los productos, espera en la cola a que la señora de delante pague todo en monedas sueltas y vuelve a casa a cocinar. Esto es imposible en la pausa para comer, así que mejor hacerlo al salir del trabajo, pero ¿a quién le apetece meterse en el super al salir cansado de trabajar?

Bueno, esto se soluciona haciendo una compra semanal bien organizada, ya que los productos que se conservan no presentan mayor problema, pero la compra de frescos para personas que viven solas es un auténtico quebradero de cabeza.

Al final solo hay tres  opciones: o asumes que vas a tener que tirar más de la mitad de lo que compras o vas montándote semanas temáticas (Una semana comes recetas de calabacín, otra semana  de repollo, la siguiente de berenjena…) o vas cocinando y congelando, lo que llamamos “cocinar en barbecho”: una semana cocinas cada día para cuatro personas y la siguientes dos tiras de tuppers congelados.

Esta última opción puede sonar divertida hasta que te das cuenta que quien cocina por cuatro, trabaja por cuatro, porque…

Cocinar solo no es sólo cocinar

cocina sucia

Vivir solo implica hacer las tareas domésticas solo. Obvio, ¿verdad? Pero eso significa que no hay nadie con quien combinar las tareas de la cocina, no puedes hacer eso de “yo cocino y tú limpias y pones la mesa”.

Al final, cocinar para ti solo implica pasar más tiempo preparando ingredientes y fregando cacharros que cocinando Así que por mucho que te guste cocinar, la hora de la comida acaba convirtiéndose en un suplicio.

A la basura

iNFOGRAFÍA_DESPERDICIO_ALIMENTOS

Como vimos en el punto número dos, hacer la compra para un “single” casi siempre acaba traduciéndose en tirar muchos alimentos frescos a la basura. Y aunque gracias a la concienciación cada vez somos capaces de tirar menos comida a la basura, al final es imposible que a lo largo del año acabemos tirando ingentes cantidades de comida a la basura. Algo que, además de ser una pena supone una enorme cantidad de dinero que acaba yéndose todos los años directamente al cubo de la basura y que estaría mejor empleada en otra cosa.

Siempre está la opción del menú del día, pero además de que habitualmente es una oferta muy limitada, no es apta para todos los bolsillos.

Está claro que comer bien una persona sola es una tarea que lleva mucho tiempo, esfuerzo y dinero. Parece que llevar una dieta rica y equilibrada sin tener que hacer un master de organización de cocina o sin dejarse medio sueldo en restaurantes es imposible, ¿verdad?

En conclusión

La cocina es un placer y no hay nada que sepa tan bien como la comida hecha al momento por uno mismo, y por eso mismo deberíamos cocinar cuando tenemos tiempo para dedicarle a la cocina y queremos hacer algo especial. Para el día a día, o bien renuncias a tu tiempo libre, o renuncias a una dieta variada, además de gastar mucho más dinero del verdaderamente necesario.

Cupon_20%_dto

Prueba un menú Business

Dejar un comentario
Deja su comentario
Por favor login para publicar un comentario.

Ajustes

Menú