Haga clic para más productos.
No se encontraron productos.

Nuestra tienda usa cookies para mejorar la experiencia de usuario y le recomendamos aceptar su uso para aprovechar plenamente la navegación.

close

Consejos para conservar los alimentos en la nevera

Publicado en24/11/2014
Consejos para conservar los alimentos en la nevera

En la nevera cada alimento tiene una zona idónea de conservación, en función de sus características y de sus necesidades de frío.  Su colocación es fundamental para la prevención de contaminación por bacterias no deseadas, que sin inhibidas por el frío, lo que retrasa la degradación de los alimentos. La mayor parte de patógenos no tienen capacidad de desarrollarse por debajo de los 8ºC, por lo que el frío es clave en la conservación de esos alimentos en condiciones idóneas para su consumo.

Cuando se introducen los alimentos en la nevera, debe mantenerse la misma norma que se sigue para la despensa, es decir, se colocarán detrás los alimentos que se han adquirido más tarde y delante los alimentos más antiguos. De esta manera, se consumen antes los alimentos que llevan más tiempo almacenados.

En cuanto a las diferentes, estas son las pautas más habituales:

  • Zona baja. Es la zona más fría, y se reserva para los alimentos que necesitan temperaturas más bajas de refrigeración, como el pescado y la carne. Deben protegerse y colocar en envases cerrados o envolverlos para evitar que se derramen jugos.
  • Cajones. En los cajones inferiores se conservan las frutas y verduras. Estas deben quitarse de la bolsa para evitar que se humedezcan y, por tanto, se deterioren más rápido.
  • Zona media. La temperatura de esta parte suele ser de unos 4ºC a 5ºC. Aquí se colocarán los alimentos que requieran menos frío y los que tengan en la etiqueta el mensaje “Una vez abierto, consérvese en frío”. En esta zona suelen ir los lácteos y embutidos.
  • Zona alta. Como la puerta, es la menos fría de la nevera. Se almacenan alimentos, por tanto, que requieren menos refrigeración, como huevos o alimentos envasados.
  • Puerta. Es la zona menos fría de la nevera. En sus estantes deben colocarse los alimentos que necesitan menor refrigeración, como bebidas, mantequilla o mermeladas o alimentos envasados.

No todos los alimentos sobreviven en condiciones óptimas los mismos días en la nevera.

Además de colocar los alimentos cada uno en su sitio, existen otras medidas que también ayudan a mantener los alimentos más seguros. Una de ellas es no sobrecargar en exceso la nevera de alimentos para evitar que se limite la libre circulación del frío en su interior. Además, los alimentos deben conservarse bien tapados, ya sea en recipientes o con bolsas precintadas.

Mantener una nevera limpia es clave también para mejorar la seguridad y calidad de los alimentos. Debe limpiarse con regularidad, con agua tibia y jabón. Es importante también revisar los alimentos al menos una vez a la semana y tirar los que se hayan podido estropear. Para ello, debe revisarse y comprobarse la fecha de caducidad de todos los alimentos.

Dejar un comentario
Deja su comentario
Por favor login para publicar un comentario.

Ajustes

Menú